QRM

El QRM es Lean? Es el Lean evolucionado? Es algo nuevo?

Actualmente el concepto de Lean es poco claro ya que cualquier técnica o metodología que funciona, se incluye dentro del abanico del Lean Manufacturing. Es por eso que cuesta diferenciar el Lean de otras metodologías como el TOC, el  DDMRP, el QRM…

De hecho, en operaciones ya existe un paraguas que engloba todas las buenas metodologías, el WCM (World Class Manufacturing). Así pues, el WCM es el compendio de las mejores prácticas en operaciones, y engloba el Lean.

Respecto a si el QRM es Lean, una evolución o algo distinto, la red QRM Institute opina que está entre una evolución del Lean y algo distinto. Hay que recordar que para las empresas los nombres no son importantes, lo importante es qué estrategia concreta se aplicará para cada caso concreto.

Analicemos el QRM (Quick Response Manufacturing) y el Lean Manufacturing desde distintos prismas:

Enfoque conceptual:
El sistema QRM se centra en el control y la minimización de las colas y stocks de proceso. En ese sentido es parecido al TOC pero a diferencia de éste, el QRM tiene un enfoque dinámico (reduce los cuellos de botella en cada instante, aunque cambien de lugar). Además, el TOC no considera el stock como algo dañino para el cálculo del lead time, sino que lo considera un “colchón” para la protección de los cuellos de botella estáticos.

En el caso del Lean, el enfoque es mucho más general: máxima aplicación de valor en toda la cadena a través de la minimización de todo lo que podemos definir como derroche. Visto así, el Lean tiene una visión mucho más amplia que el QRM o el TOC y por tanto, puede perder eficacia al luchar en demasiados frentes.

Estandarización:
El Lean descansa sobre una base sólida basada en la creación de estándares. De este modo cualquier mejora parte de un estándar, consiguiendo cambios efectivos y objetivos.

En cambio, el QRM se basa en entornos productivos con producto personalizado o con amplios catálogos de productos y opciones. Y aunque el QRM usa estándares, éstos suelen ser genéricos y con menos detalle, ya que el coste de un estándar tipo Lean, en muchos casos tendría un coste demasiado alto.

El flujo:
El QRM y el Lean son dos metodologías enfocadas a la optimización del flujo de los procesos, aunque no de la misma forma. El Lean busca regularidad para equilibrar cargas y ritmos de trabajo para conseguir un buen coste a un ritmo constante y seguro. El QRM, en cambio, adapta la capacidad a las necesidades de carga de forma instantánea y con mucha más facilidad.

De hecho, el Lean sólo sirve si nuestra demanda es regular y previsible o si trabajamos con stocks de seguridad. Por contrario, el QRM brilla en entornos con demanda irregular o producto personalizado, así se enfoca a la flexibilidad creando infinitos registros en materia de adaptación a la carga del momento.

Resumiendo, el Lean es más rígido y perfeccionista, pero el QRM es más adaptable.

Sistemas PULL:
Aunque el Lean Manufacturing puede trabajar contra pedido, sólo lo hace cuando la demanda es muy plana y regular. Cuando no es así, el Lean utiliza stocks de seguridad y un sistema ‘pull’ automático que asegura el ciclo (Kanban).

El caso del QRM es distinto, ya que no acepta trabajar con stocks ni para hacer un pull. Así pues, utiliza el POLCA (Paired-cell Overlapping Loops of Cards with Authorization), un potente y simple regularizador de flujo que asegura la velocidad de los pedidos en planta sin intervención humana de ningún tipo. De éste modo, como buen regulador el flujo, el POLCA prohíbe fabricar un pedido si hay exceso de cola de espera. Éste es un buen método para reducir los lead times de fábrica.

Así, el Lean se enfoca a crear flujos automáticos y con poca gestión tirados por el sistema de stock Kanban. Mientras tanto, el QRM regula el flujo para minimizar el semi-elaborado (WIP) y el lead time de proceso, asegurando así tiempos récord y sin stock.

Las personas:
La metodología Lean crea entornos con alta productividad y estandarización con un personal muy enfocado a la mejora continua a través de un soporte real de ingenieros de procesos y demás colaboradores indirectos.

Por otro lado el QRM busca como primera prioridad, elevar la implicación de las personas. El QRM sabe que un equipo de trabajo con alta energía será más creativo, más proactivo y tendrá mejores resultados que un entorno con simples seguidores de normas. Para ello, el QRM emplea el concepto de “empowerment” para transferir responsabilidades a los trabajadores de primer nivel, creando lugares de trabajo planos, mucho más retadores y con verdadero trabajo en equipo.

Enfoque organizativo:
El Lean Manufacturing no tiene un sistema de organización de los flujos de trabajo determinado, puede cumplir con sus preceptos principales de crear valor de muchos modos distintos.

El QRM es distinto, ya que crea celdas de trabajo que incluyen procesos completos para reducir el lead time. De este modo el equipo sólo depende de sí mismo para conseguir un lead time mínimo. Ésta es la foto ideal, aunque también es verdad que a veces no es posible contener un proceso completo dentro de un área determinada y con un equipo concreto. En estos casos se busca la inclusión de la parte más crítica de dicho proceso, que suele ser la que actualmente tiene más colas, stocks y esperas.

“Utilizando QRM, muchas empresas han reducido significativamente sus lead times, han subido en calidad y han reducido entre un 20-40% sus costes”Rajan Suri (Creador del Quick Response Manufacturing).