La Fabricación de Respuesta Rápida o QRM

QRM es una estrategia enfocada a la reducción total y sistemática de todos los tiempos muertos (colas, esperas, sobreproceso, etc) del global de la empresa. Optimiza así los tiempos desde oficinas hasta la planta productiva consiguiendo reducir la gestión del día a día y permitiendo adaptar la capacidad de los equipos a cualquier demanda entrante.

¿Cual es la diferencia con Lean Manufacturing?

Mientras otros modelos de gestión como el Lean Manufacturing están pensados para entornos con demandas regulares y previsibles, con muchos productos con volúmenes altos fácilmente estandarizables, el Quick Response Manufacturing (QRM), Fabricación de Respuesta Rápida en español, está pensado para entornos con demandas irregulares, cambiantes e imprevisibles. En estas plantas productivas con demanda caótica o con un alto grado de personalización de producto la estandarización y la planificación rígida son caras y contraproducentes. Es en estos casos donde el QRM transforma la empresa dotándola de la suficiente flexibilidad como para poder dar un servicio excelente y una alta rentabilidad independientemente del comportamiento de su demanda.

Para conseguir esta transformación en la empresa el QRM focaliza su impacto en cuatro grandes áreas:

  • Se transforma el modo de pensar de la empresa y sus directivos. El tiempo pasa a ser la prioridad. La productividad y el coste pasan a segundo lugar.
  • Se analiza la estructura organizativa y se transforma para ser compatible con un entorno ágil. Los departamentos dejan lugar a células dedicadas a producto/clientes/mercados, etc. Són miniempresas transversales y altamente autónomas.
  • Se simplifican todos los procesos: menos pasos y menos actores.
  • Se crean buffers de sobrecapacidad para mantener siempre reducidas las colas y esperas de los procesos de la empresa.