Uncategorized

Artículo de Sergi Mussons

Hace tiempo escribí sobre las dos teorías clásicas del comportamiento humano dentro de organizaciones profesionales de Douglas McGregor. Me acuerdo que había opiniones de todos los colores, y encima parecía que todo el mundo tenía razón. ¿Cómo puede ser?

Si me permitís antes que nada vamos a recordar de nuevo y de forma breve cada una de las tres teorías:

Teoría X: Las personas somos intrínsecamente irresponsables, intentamos siempre trabajar lo mínimo e intentando conseguir la máxima retribución. Somos egoístas, individualistas y no nos importa la empresa donde trabajamos ni nuestros compañeros. El peor es el más listo.

Teoría Y: Las personas somos buenas por naturaleza, buscamos la autorrealización a través del trabajo buscando la cooperación con el resto del equipo y el servir a un propósito mayor (como el que pueda tener nuestra organización). Aún así queremos ser nosotros mismos y encajar en la organización desde nuestra individualidad.

Teoría Z: Las personas deben ser tratadas como un activo importante para la empresa pero hay que ayudarlas en la transición de ser confiables. Para ello hay que protegerlos y educarlos de forma activa para que se integren en los valores y objetivos de la empresa siguiendo una cultura determinada.

¿Cuál es la correcta? ¿Sólo hay una? ¿Se trata de un problema de percepción (lo de la botella medio llena o medio vacía)? O, como dicen muchos, ¿es simplemente una teoría que depende de cada individuo y por tanto no podemos diseñar un sistema de management enfocado a un solo sistema porque existen todos los casos dentro de cada organización a la vez?

Fijaros, existen sólo dos comportamientos masivos:

–         Un 80% de las empresas que piensan que depende del individuo y que adoptan prácticas de management para el peor de los casos (para controlar a los más problemáticos, las personas tipo X): Sistemas de control, con el poder en la altura y fuertemente jerarquizadas y con especialistas en los distintos puestos de trabajo.

–         Un 20% de las empresas que han apostado por el sistema Z (empresas japonesas en su mayoría pero también grandes corporaciones de todo el mundo, sobretodo americanas) obteniendo grandes resultados.

Visto esto, y viendo que Z>>X y que hay empresas que lo han conseguido ¿creéis que el mejor escenario sería que todos nos adaptemos y apostemos para sistemas de gestión basados en colectivos de teoría Z? ¿Es así?

No, no lo es.

Y no, no depende de las personas, sinó las empresas que adoptan la teoría Z tendrían problemas con los individuos X, ¿no creéis? Las personas nos adaptamos al entorno: así si nos tratan con confianza y nos nutren de retos con responsabilidad real enfocados a un propósito todos somos Y. Si para ser buenos la empresa debe crear un sistema intrusivo que nos transforma para ser ‘buenos’ y alinearnos a una cultura impuesta sin tener en cuenta la individualidad única de cada uno todos nos volvemos pro Z. Y si nos tratan como delincuentes en potencia con policías en cada esquina y sin tener en cuenta nunca nuestra opinión, nos volvemos X.

Visto eso, ¿qué teoría preferimos en nuestras empresas? Vamos a ponernos en la piel del personal directo de fábrica, uno de los más perjudicados. ¿Cómo queremos que nos traten?

Evidentemente, la mejor teoría es la teoría X, ¿pero cómo se crea ese entorno? La respuesta a esta pregunta es transformando nuestra empresa a una organización Teal, pero eso es otra historia…  (Continuará en Teoría X en las organizaciones Teal)

(No os perdáis en congreso Agile Operations BCN 2017 donde conoceréis empresas que están recorriendo hoy este camino así como los principales gurús en Europa que ayudan en sus transiciones: www.agileoperationsbcn.com)